El sol saludable

La familia al sol

PARA QUE SIRVE APLICAR FOTOPROTECTORES

  • Para evitar quemaduras solares y manchas cutáneas que aparecen después.
  • Para evitar brotes de lesiones cutáneas en pacientes con enfermedades que presentan fotosensibilidad: lupus, erupción solar polimorfa, urticaria solar, porfiria….
  • Para evitar erupciones provocadas por la luz solar en personas que tomas ciertos medicamentos.

Y a largo plazo:

  • Para disminuir el fotoenvejecimiento de la piel (arrugas, manchas…).
  • Para disminuir la probabilidad de desarrollar lesiones premalignas (queratosis actínicas)
  • Para disminuir la probabilidad de desarrollar cáncer de piel (ca. epidermoide, epitelioma basocelular).
  • Para disminuir la probabilidad de desarrollar melanoma.

 

¿CUANDO APLICAR EL FOTOPROTECTOR?

  • En personas con exposición diaria al sol (ej.: profesionales del campo o de la construcción). La aplicación debe hacerse a primera hora de la mañana, tras el aseo personal, incluso en días nublados. Luego se repetirá cada 3-4 horas.
  • En actividades deportivas al aire libre. Se aplicará el fotoprotector media hora antes del inicio de la actividad y se repetirá cada 3-4 h, o con más frecuencia si se suda profusamente.
  • Durante el verano (playa, piscina…): Lo aplicaremos media hora antes de la exposición solar, siguiendo las recomendaciones anteriores. Debemos repetir la aplicación tras el baño, incluso con fotoprotectores resistentes al agua.
  • Para protegernos contra el fotoenvejecimiento: Se aplicará, tras el aseo matinal, una crema hidratante con fotoprotector. Debe realizarse diariamente sobre zonas expuestas a la luz solar.

 

NORMAS DE APLICACION:

El fotoprotector sólo actúa donde se aplica, por lo que su distribución debe ser uniforme sobre toda la piel expuesta al sol.

Buscaremos ayuda para aplicarlo en zonas poco accesibles (espalda, piernas..)

Y siempre volveremos a aplicar el fotoprotector cada 3-4 horas o tras el baño.

 

DONDE APLICAR EL FOTOPROTECTOR

  • Durante todo el año: en toda la cara, cuero cabelludo sin pelo, caras laterales del cuello, orejas, escote y dorso de las manos.
  • En primavera y verano: en todas las zonas no cubiertas por la ropa, incluyendo, además de lo anterior, los brazos y los hombros si se lleva manga corta, las piernas si llevamos falda o pantalón corto, sin olvidar el dorso de los pies en caso de llevar sandalias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *